domingo, 18 de febrero de 2018

Cómo dar voz y vida a tus personajes

¿Te has pasado alguna vez que, al releer una historia que estás escribiendo, te das cuenta de que tus personajes hablan todos igual? Sin el apunte del narrador, no sabrías diferencias quién es el que está hablando, pues tanto el monje de la catedral, como el campesino que le rinde tributo hablan exactamente igual. Es más, tus personajes, aunque los tienes muy bien trabajados en su ficha correspondiente, carecen de vida, de dinamismo; es decir, carecen de credibilidad.

Para solucionar varios de estos problemas, hoy te traigo una entrada con la que intentar darle una voz propia a tus personajes y vida a sus acciones.

banner como dar voz y vida a tus personajes

1. Pasos previos

Antes de empezar a hablar sobre estos detalles minuciosos de tus personajes, primero, tienes que tener sobre tus espaldas todo un trabajo ya realizado. Es decir, no puedes darle voz a un personaje que no esté bien trabajado.

En este punto no me voy a detener, pues en este mismo blog puedes encontrar entradas muy detalladas sobre cómo crear una buena ficha de personaje y, también, sobre cómo darle profundidad a tus personajes. Recuerda, también, que justo arriba tienes una pestaña que recoge todas las entradas relacionadas con la creación de personajes. ¡Échale un vistazo!

2. Cómo darle voz propia a tus personajes

Escucha las voces de tu alrededor

Vale, sé que el titulillo suena un poco raro, pero me explico: lo primero que tienes que hacer si quieres dotar de voz propia a tus personajes es pararte en un sitio público a escuchar cómo habla la gente. Un buen ejercicio para practicar esto es quedarte escuchando a un persona en concreto, que tenga una forma de hablar característica y, con libreta y boli a mano, identifiques los rasgos de su forma de comunicarse. Cuando reúnas varias, ¿te atreves a montar una escena con personajes que compartan estas voces?

Juega con los registros y el nivel cultural de tu personaje

Algo imprescindible a la hora de dotar de voz propia a tus personajes es jugar con los registros. ¿Recuerdas esa asignatura de la escuela? ¿Aquella sesión de lengua en la que te explicaban que no siempre hablamos igual delante de diferentes interlocutores o en diferentes situaciones? ¡Pues tus personajes no van a interactuar de forma distinta a como lo hacemos nosotros!

Para definir el registro, se destacan tres aspectos: el grado de formalidad, la especialización y el medio. A estos tres, yo añadiría un cuarto: grado de confianza entre los interlocutores.

  • Grado de formalidad. En este aspecto, diferenciamos las situaciones comunicativas entre formales e informarles. Está claro que nuestro monje no hablará igual celebrando una misa que charlando con los otros monjes en el huerto.
  • Especialización. En este aspecto, se diferencian las situaciones comunicativas entre específicas o generales. Si seguimos con el ejemplo de nuestro amigo el monje, no le explicará igual a una campesina iletrada las escrituras sagradas que como lo hace con sus compañeros. Es decir, el grado de especialización es mayor cuando se habla con alguien entendido del tema que cuando se habla con alguien que no lo conoce o que quiere aprender de ti.
  • Medio comunicativo. En este aspecto, diferenciamos el discurso hablado del discurso escrito. Si en tu novela tu personaje va a escribir algo yregistro como escribir una novela como dar voz y vida a tus personajes fantasia fantastica lo quiere reflejar, debes pensar que generalmente siempre se escribe con mayor precisión y corrección.
  • Grado de confianza entre interlocutores. Entrelazado con todo lo anterior, un personaje no se comportará igual con todas las personas. Si este monje está casando a su mejor amigo de la infancia, por muy formal que sea esta situación, no se comunicará de la mismo forma que lo haría con alguien que no conoce de nada.

Si juegas con todos estos aspectos, conseguirás que tu personaje sea más complejo y podrás darle verosimilitud y complejidad a su voz narrativa.

Eso sí, recuerda que, con respecto al registro, alguien culto puede rebajar su nivel y adaptarlo al habla más popular, pero la situación inversa es inconcebible. Aunque se puede dar el caso de que un campesino iletrado quiera intentar parecer culto, debe notarse en sus intervenciones que se siente inseguro dentro de un registro tan ajeno a él.

Muletillas, refranes y frases hechas.

Otra forma muy buena de dotar de una voz reconocible a tus personajes es darle una muletilla característica. Incluso el uso recurrente de refrenes y frases hechas te ayuda también a definir mejor su voz, especialmente si forma parte de una cultura diferente a la los otros personajes. Incluso una forma muy graciosa de darle muletillas a tus personajes es pensar cómo maldicen, cómo insultan o qué reproches sueltan en una discusión.

Si has leído la saga de los Reckoners de Bradon Sanderson, sabrás muy bien que a David, el protagonista, se le distingue muy bien por su pésimo don a la hora de hacer metáforas y comparaciones, algo que lo hace diferente al resto.

Acentos

Crear un acento para determinados personajes y resaltarlo en la escritura es tal vez una de las apuestas más arriesgadas y complicadas para dotar de voz propia a un personaje, pero altamente efectivas. Destacar acentos propios como el seseo, el ceceo o, incluso, un acento de una raza propia de tu mundo pucohen el barbaro acento personajes como escribir una novela de fantasia fantástica terry pratchett como dar voz y vida personajesede darte ese toque especial que lo identifique.

A mi, personalmente, no me gusta demasiado resaltar así los acentos, pero es cierto que autores como Terry Pratchett han usado este recurso con maestría. Recordemos a Cohen, un bárbaro que ha perdido su dentadura:

«No, ziempde ezcupen loz pedazoz. No pueden digedid a al gente, ¿zabez? El tdoll coddiente no quiede de la vida nada máz que un buen tdozo de gdanito, todo lo máz un bocado de lodo como pozte

Fragmento de La luz fantástica de Terry Pratchett

Hacer algo así es una apuesta arriesgada, cierto, pero impacta y es una voz que queda grabada en el imaginario de los lectores.

3. Cómo dar vida a tus personajes

Tener una voz propia no lo es todo, ni mucho menos. Necesitas descubrir como se mueven tus personajes, como actúan en determinadas situaciones y como interaccionan con los demás. Para ello, te propongo un ejercicio. Coge a varios de tus personajes más importante, repiénsalos bien y ponlos a cada uno de ellos delante de una misma situación y oblígales a actuar. ¿Qué hacen? ¿Cómo lo hacen? ¿Por qué lo hacen? Te voy a dar tres situaciones, escoge una de ellas y explica como actuarían tus personajes:

  • A tu personaje le dan un bebé para que lo coja en brazos.
  • Un mendigo pide una limosna a tu personaje.
  • Un borracho le tira la cerveza encima a tu personaje.

Escoge uno de los tres y crea la reacción de tus personajes.

¡Y déjamelo en los comentarios!

Este tipo de ejercicios te ayudan a conocer a tus personajes y saber identificarte con ellos. Así, la descripción de sus reacciones serán mucho más vívidas y más verosímiles con su personalidad. Si dedicas un buen rato a describir reacciones ante situaciones varias, tendrás mucha soltura con ese personaje y sus idas y venidas estarán cargadas de vida. Lo harás parecer real y, además, podrás trabajar también la voz del personaje. ¡Todo un 2x1!

Pero no me iré sin antes contarte qué harían mis personajes, ¡qué menos si te estoy pidiendo que compartas conmigo parte de tus creaciones! ¿no? Por falta de espacio, no lo desarrollo más; pero, si puedes, aprovecha bien este ejercicios para practicar también escritura.

  • Luzmarina cogería al bebé sin saber muy bien qué hacer con él y se lo pasaría a Nia para que se lo aguantara.
  • Shasha lo cogería con asco de la blusa y lo alejaría de ella, por miedo a que le vomitara encima. O algo peor.
  • Lyra lo tomaría con cariño entre sus brazos, lo estrujaría y le tararearía alguna cancioncilla de su infancia.

-&-

¡Y eso es todo por hoy! No hay cosa más difícil que darle cuerpo, voz y vida a tus personajes; pero, aun con el riesgo de parecer demasiado obvia, todo se soluciona escribiendo y empapándote de ellos lo máximo posible.

No te vayas sin explicarme la reacción de tus personajes,

¡me encantará conocerlos!

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!


jueves, 15 de febrero de 2018

Cómo introducir relaciones tóxicas en tu novela

Ayer fue San Valentín y hoy vengo a hablar de amor. O, mejor dicho, vengo a hablar del mal amor. En la literatura actual hay un boom en retratar relaciones tóxicas como si fueran algo ordinario y, aún peor, un modelo a seguir. Seguro que te viene a la mente un montón de novelas que romantizan una relación de posesión, una actitud agresiva e, incluso, interrelaciones en el que se da maltrato psicológico. ¿Se puede trabajar este tipo de relaciones en fantasía? Por supuesto, pero tienes que saber, en primer lugar, identificar una relación tóxica y, en segundo, saber cómo trabajarla en tu literatura para no lanzar un mensaje erróneo a tu público.

relaciones toxicas banner

¿Qué es una relación tóxica?

Para definir una relación tóxica se debe partir de la definición de una relación interpersonal sana. Si preguntara por Twitter sobre qué es el amor, me saldrían tantas definiciones como personas me hayan contestado. Y lo bonito es que todas serían correctas, pero no todas definirían una relación sana.

Pero vayamos al grano: ¿qué se entiende por una relación interpersonal sana? Es aquella en la que se da una relación de confianza y respeto mutuo entre las dos partes, donde el peso de los roles de la relación queda equilibrado y ninguna de las partes ostenta poder sobre la otra. En definitiva, una relación interpersonal sana es aquella en la que todas las partes pueden ser ellas mismas y ser aceptadas por la otra, sin imposiciones ni manipulación de ningún tipo.

En contraposición, por lo tanto, una relación tóxica es aquella en la que una de las partes influye en la otra y la manipula. Así, la confianza y el respeto se desdibujan e imperan los sentimientos de dependencia y dominación. Obviamente, existe una gradación en la toxicidad de la relaciones, pero la definición más llana sería esta.

¿Cómo introducir esta toxicidad en las relaciones de tu novela?

Para trabajar bien este tipo de relaciones tenemos que fijarnos en tres aspectos principales: el tipo de toxicidad que se da, el tipo de relación y cómo deseas reflexionar sobre ella. Vayamos por partes.

FORMAS DE INTOXICAR UNA RELACIÓN

Aunque los voy a trabajar por separado, ten muy en cuenta que estos aspectos suelen están interrelacionados y que, dependiendo del grado de toxicidad de la relación, su influencia será mayor o menor en los integrantes.soledad dependencia emoncional relaciones toxicas

Dependencia emocional.

Al menos uno de los integrantes de la relación es incapaz, o le resulta muy complicado, sentirse pleno y feliz sin la intervención del otro. Es decir, se tratan de personas que no son autónomas y siempre dependerán del otro para sentirse bien consigo mismo. Ten en cuenta que esta relación puede darse de forma bidireccional y crear una relación codependiente.

Esta dependencia emocional puede darse de forma intrínseca, es decir, debido a la propia personalidad de uno de los integrantes; o también extrínseca, cuando un miembro de la relación provoca este sentimiento de dependencia en el otro. Esta es una forma de manipulación que emplean muy bien y con mucha soltura los sociópatas.

Posesión y control.

En este tipo de relaciones, la confianza y el respeto quedan desbancados por la idea de posesión o control. Al menos uno de los miembros siente que tiene poder sobre el otro y que, por lo tanto, puede controlar aspectos su vida: con quién se junta, cómo viste, en qué gasta su tiempo, etc. También en este caso puede darse de forma bidireccional.

Este tipo de relaciones la mantendrán personas inseguras (y, por lo tanto, celosas), manipuladoras y controladoras. Este aspecto, unido a la dependencia emocional puede ser un combo mortal, literalmente.

Expectativas irreales.

Este tipo de relación tóxica es una de las más extendidas en la sociedad y, en la mayoría de los casos, queda totexpectativa relacion tóxicaalmente invisibilizada. Se trata de una relación en la que al menos uno de sus miembros proyecta en el otro sus expectativas, provocando que no vea al individuo en sí sino todo lo que desea en que se convierta esa relación. Así, esta persona, de forma inconsciente, fingirá no ver los defectos del otro para centrarse en sus proyecciones.

Este tipo de relaciones se darán, sobre todo, en personas ilusas con muy altas expectativas en su vida social y puede darse, también, de forma bidireccional. ¿Te imaginas retratar una pareja cuyos miembros estén enamorados de alguien que no existe realmente?

Comunicación pasivo-agresiva

O lo que es lo mismo: relaciones sin comunicación. Son aquellas en las que entre los miembros no se da una comunicación significativa entre las partes. En la mayoría de los casos, las discusiones se esquivan y los problemas se relegan a un segundo plano. Se finge que todo va bien hasta que todo esto termina explotando.

Es fácil que se den estas relaciones en personas con dificultades para expresar sus sentimientos o que se sientan presionadas, de alguna forma, a no expresar su desagrado. En casos extremos, termina convirtiéndose en una guerra fría sin palabras. ¿Te suena eso de discutir sin palabras?

Pérdida de confianza y mentiras.

Cuando una relación está llena de mentiras o, incluso, está erguida sobre una gran mentira, es imposible que avance de forma sana. Este tipo de interacción fomenta la pérdida de la confianza en la relación que es, en definitiva, la base de cualquier relación social sana y efectiva.

Normalmente, estas relaciones son como un jarrón: mentira tras mentira se va agrietando hasta que llega un momento en el que es imposible volver a juntar las piezas. Una dependencia emocional muy fuerte por parte de al menos uno de los integrantes podría forzar esta relación a mantenerse unida cuando no debería.

TIPOS DE RELACIONES LIGADAS A SU TOXICIDAD

En ningún momento he hablado de parejas, puesto que estas relaciones pueden darse en cualquier ámbito: relaciones familiares, relaciones afectivas o de amistad, relaciones laborales y, por supuesto, las relaciones amorosas y/o sexualmanipulacion relaciones toxicases. Si quieres visibilizar en tu novela otros tipos de toxicidad social, te recomiendo pensar en otras opciones. Te doy algunos ejemplos:

  • Amistad posesiva y dependiente: una relación de amistad en el que una de las partes siente que tiene el control sobre la otra y, al mismo tiempo, fomenta un sentimiento de dependencia en el otro integrante.
  • Paternidad basada en expectativas irreales y en el que impera el control sobre el otro: una relación en la que el progenitor proyecta en su hijo unas expectativas muy concretas y lo fuerza para que siga sus pautas.
  • Relación laboral basada en mentiras y en la que se ha perdido la confianza: relación entre dos compañeros de un mismo gremio que, debido al aluvión de mentiras que se han dedicado, pierden la confianza entre ellos. Todo ello deriva a una comunicación insignificante, pues solo se lanzan reproches el uno al otro.

Recuerda que tienes a tu disposición un post anterior sobre dinámicas entre personajes, te servirá muy bien para saber entrelazar un tipo de relación con algunos elementos tóxicos.

CÓMO PLANTEAR ESTAS RELACIONES

Recuerda que la literatura, por muy ficcional que sea, tiene un impacto en nuestra realidad. Ayuda a tomar referentes, ayuda a reflexionar y, sobre todo, ayuda a conocernos a nosotros mismos. Si planteas estas relaciones en tu literatura debes saber hacerlo de la forma adecuada para que no sirvan de ejemplo ni referente al público que te esté leyendo.

¿Cómo conseguir esto? Siendo verosímil, ni más ni menos. Una mujer metida dentro de una relación de posesión y dependencia emocional, no va a pasarlo bien. Y no deberías convertir la bestia en un príncipe azul.

¿Qué soluciones daría yo a las relaciones planteadas anteriormente? Pongamos ejemplos:

  • Amistad posesiva y dependiente: el integrante dominador termina repudiando al otro integrante cuando conoce a otra amistad más interesante. Al quedarse esta persona totalmente sola, pues no tenía a nadie más, decide suicidarse.
  • Paternidad basada en expectativas irreales y en el que impera el control sobre el otro: el hijo termina huyendo del hogar familiar debido a la presión a la que lo someten. El padre queda desolado, se da cuenta del error que ha cometido, pero ya es demasiado tarde.
  • Relación laboral basada en mentiras y en la que se ha perdido la confianza: estos dos compañeros de trabajo se verán obligados a trabajar juntos para salvar el mundo. Debido a sus disputas, pierden la oportunidad de salvar a su pueblo.

-&-

¡Y eso es todo por hoy! Recuerda que la toxicidad de las relaciones se da en cualquier ámbito social y que tu deber como escritor es saber calcular el impacto de tus palabras sobre tu público. Recuerda que por muy ficcional que sea tu novela, ¡impactará de una forma u otra en la realidad de tus lectores! No me valen excusas: puedes meter una relación tóxica en tu novela, pero validarla será un tremendo error.

Y cuéntame, ¿qué otros finales les darías tú a los ejemplos planteados?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!


sábado, 10 de febrero de 2018

Ursula K. Le Guin nos deja, pero nosotras seguimos su estela #UnAñoDeAutoras

Ursula K. Le Guin murió el pasado 22 de Enero y aún hay quien pone en duda su valía o el valor de cualquier mujer que se dedique a escribir fantasía o ciencia-ficción. Como mujer, como escritora y como mujer escritora —que, aunque no lo parezca, no es ninguna redundancia—, me siento ofendida cada vez que juzgan mal una obra por el género de su escritora y cada vez que se menosprecia la labor de cualquiera de nosotras por considerarnos el género más “sentimental” y menos “científico”.

Por todo ello, y por mucho más, me ha apuntado a la iniciativa de #UnAñoDeAutoras que organiza Mº Mar González Gómez (aquí toda la información). Con ella, se pretende dedicar un mes a hablar sobre una autora del género que cada bloguero escoja para visibilizar la literatura escrita por mujeres.

Hoy, por lo tanto, empiezo una serie de entradas en las que busco defender una idea básica: las mujeres escribimos y hemos escrito a lo largo de la historia buena literatura fantástica, tan buena como cualquier otro escritor. Es más, me dedicaré a exprimir, con cariño y mimo, a todas aquellas autoras con las que podemos aprender a escribir y mejorar nuestra propia literatura porque, en definitiva, cualquier buena escritora es también una buena maestra.

banner

No me he podido imaginar empezar esta serie con otra autora que no fuera Ursula K. Le Guin. Para mí, ha sido una fiel acompañante durante más de un año desde que la adopté en la iniciativa #AdoptaUnaAutora. Si bien el resultado de esta grata compañía solo han sido cuatro entradas dedicada a su literatura; para mí ha sido descubrir algo enteramente nuevo. Gracias a ella y a la iniciativa he aprendido y entendido lo que esconde el mundo editorial y la verdadera necesidad de la visibilidad de todas nosotras. Pero centrémonos en Ursula, pues aún nos quedan muchas entradas para hablar sobre la infravaloración a la mujer dentro de este tinglado.

¿Quién era Ursula K. Le Guin?

Tal vez hayas oído hablar mucho de ella pero, en realidad, no sepas quién fue Ursula realmente. Si es este el caso, te remito a la descripción que le dedican en la página de La Nave Invisible sobre ella:

"Entre 1951 y 1961 escribió cinco novelas que fueron rechazadas por los editores. Desde entonces, hursulaa permanecido en activo durante los últimos cincuenta años, publicando más de veinte novelas, un centenar de historias, ensayos, poesía y algunas traducciones. En su larga trayectoria ha ganado más de cincuenta premios por sus obras, incluyendo el Hugo, el Nébula, el Locus y el Premio Mundial de Fantasía (World Fantasy Award). Fue la primera mujer galardonada con el título de Gran Maestra en 2003 por la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de Estados Unidos (SFWA). Otros reconocimientos a su carrera e influencia son la distinción como “Leyenda viviente” por parte de la Librería del Congreso de Estados Unidos o el World Fantasy Award for Life Achievement. Entre los temas que trata encontramos con frecuencia el feminismo, la sociología, la sexualidad, el taoísmo o el anarquismo. "

Puedes consultar la ficha en este link, así como la pequeña presentación que le dediqué en el blog cuando empecé mi adaptación.

¿Qué nos ofrece Ursula cómo escritores de fantasía?

Después de tanto tiempo junto a ella, creo que lo que más valoro de la literatura de Ursula es que coge grandes referentes y los reformula para adaptar sus novelas a su propia ideología, basada en ideales feministas y taoístas.

Si sois asiduos del blog, recordaréis esta entrada en la que comparaba la fantasía de Ursula con la de Tolkien. Si bien ella lo tomó como referente, distanció su obra de las directrices de Tolkien. ¿Qué encontramos, pues, en su obra que la "enfrentan" al renombrado autor?

  • Una clara diversidad racial que se contrapone con el claro racismo que se diluye de la obra de Tolkien.
  • Confrontaciones internas en el interior del propio héroe, contrapuesto con la lucha clásica entre el bien y el mal.
  • Una filosofía imperantemente taoísta en la que se destaca el orden perfecto del universo, contrapuesto a la clara influencia cristiana del autor.

Con esto no pretendo desdibujar a Tolkien, ni mucho menos; simplemente mostrar como una mujer consiguió tomar algo que ella misma consideraba un buen referente y volverlo suyo. Tomó la fantasía de la mano y la acompañó hacia un camino que le era más certero. Si ella pudo, cualquiera de nosotras también. Si en 1968 Ursula escribió una novela fantástica que se alejaba tanto de los estándares de la época y consiguió transmitir un mensaje distinto del imperante en la sociedad, nosotras también podemos.

Siempre he pensado en Ursula como en un claro referente de lo que la literatura puede hacer a toda una sociedad. La literatura te hace pensar y repensar la sociedad y está en nuestras manos que esta función se lleve a cabo.

¿Qué impacto ha tenido en la literatura de fantasía?

Antes de empezar, me voy a centrar en la fantasía pues es mi género predilecto y del que tengo más conocimiento, pues no me gusta hablar de aquello que desconozco. Pero piensa que más de la mitad de sus obras se engloban dentro de la ciencia-ficción y estoy segura que tuvo mucho que cambiar también en ese género.

Sin Ursula, no existiría Harry Potter. Sin Ursula, se hubiera tardado mucho más en escribir El nombre del viento. Sin Ursula, la literatura fantástica se vería socialmente, todavía aún más, demasiado "masculina".

En primer lugar, Ursula es la primera en incorporar en sus novelas una escuela de magia: La escuela de magia de la isla de Roke, dentro de los libros de Terramar. Pensad en cuantas novelas y cuantas películas cuentan con una de estas escuelas de magia o hechicería. Todas ellas influyen, de formequilibrio terramar ursula k le guin magia como escribir una novela fantasitca fantasia nominalismoa directa o indirecta de esta escuela inicial. Ursula asienta unas bases y, sobre ellas, todos los demás construimos. Pero no se queda solo en eso, ¿qué se enseña en esa escuela? ¿qué tipo de magia?

Y eso enlaza con su segunda gran contribución a la literatura fantástica. Ursula trajo a la literatura de occidente la magia nominalista propia de la cultura egipcia. ¿Has leído alguna novela que el poder de la magia se dé por entender el nombre verdadero de las cosas? ¿O través de la lectura de un hechizo o por el poder de la palabra? Pues bien, el nominalismo proviene de la particular magia de la cultura egipcia que Ursula incorporó en la literatura fantástica. Si quieres leer más sobre ello, aquí tienes información sobre Hekau, la magia egipcia, y aquí una descripción detallada del nominalismo de Ursula.

Pero no acaba aquí la cosa. Ursula ha realizado una infinidad de artículos y ensayos de diversa índole. A mí, y en mi caso particular, me interesan especialmente los enfocados a la literatura y, más todavía, todos los consejos que ella tendió a los escritores noveles. A diferencia de muchos, nos ha ido ofreciendo toda una serie de consejos para ayudarnos, a nosotros, a escribir y a entender la literatura como la entiende ella. Si quieres leer sobre su definición particular de gran literatura y cómo lograr escribirla, aquí tienes la entrada que le dediqué.

-&-

Nadie puede negar el impacto que Ursula ha dejado en nuestra literatura. Tomó lo que ya había y lo transformó para reivindicar un mensaje feminista y taoísta. Ha dejado una estela en nuestro camino y nuestra labor es seguir con ella.

Cuéntame,

¿Has leído algo de Ursula?

¿Vas a participar en el #UnAñoDeAutoras?


Antes de terminar, deciros que no estoy sola reivindicando la importancia de Ursula en nuestra literatura. David Pierre la ha escogido también como su autora para este Febrero y, a día de hoy, tiene ya dos entradas dedicadas a su literatura que no tienen ningún desperdicio. Si queréis saber mucho más de ella, no lo dudéis. ¡Id a visitar su blog!

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!